FERIAS DE ARTE. CASO PRÁCTICO SACO ART FAIR.

saco-ii-feria-internacional-de-arte-contemporaneo-de-sevilla-2016-1

El otro día leí muy interesada el post de cultura de sevilla sobre ¿Por qué Sevilla necesita una feria de arte contemporáneo? y me quedé dándole vueltas a un par de ideas. Coincido mucho con Sergio en que tener una feria es algo que realmente impulsa y sitúa a la ciudad en todo lo relacionado con el arte contemporáneo, que es algo que en Sevilla cuesta, para qué nos vamos a engañar. 

Por otro lado él señala otra cosa importante, una feria tiene un objetivo principal sobre el que se sustenta, que es económico. Si esto no funciona la feria en general tiende a no sobrevivir porque no es una ONG. Para que nos entendamos, las ferias viven de lo que pagan las galerías por el stand de turno, de las subvenciones, publicidad y colaboraciones, y en ocasiones de sus propias ventas. Si las galerías llegan a la conclusión de que no les sale a cuenta la inversión, terminan por no ir e invierten en alguna otra plataforma que les facilite más ventas y por lo tanto promocione mejor a sus artistas. Más simple imposible.

Desde luego organizar una feria no es tarea fácil y sea como sea, cualquier iniciativa cultural es buena para la ciudad y debería ser apoyada por los ciudadanos y sus instituciones.

Dicho esto, voy al caso práctico de SACO que es el mismo que ha usado cultura de sevilla. 

Yo como ya sabréis si habéis leído el post anterior (ARTSevilla contado por alguien que no fue) este año no he podido asistir a ninguna de las propuestas otoñales porque estoy en Dubai por trabajo, pero sí que en el último año desde que asistí a la primera edición de SACO, he formado parte de algunas iniciativas (en el debate semanal de twitter fui una asidua. Por cierto, no hubiera tenido sentido retomarlo justo en las fechas que rodeaban a la feria??) y he tenido oportunidad de hablar con la gente sobre el proyecto bastante a menudo.

Varias cosas que todavía no he visto escritas en ningún sitio y que me gustaría traer a la conversación: ¿esta es la segunda edición de la feria? El año pasado se llamaba ARTSevilla y eso ahora es otra cosa. Pero SACO es el mismo formato, misma localización y aparece en su web como II Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Sevilla. Este detalle es importante, porque si es la segunda edición de ambos eventos ya hay cosas que no son disculpables.

Del mismo modo que criticábamos mucho la comunicación del evento en el post anterior, en el caso de SACO hay que decir que son tremendamente más activos y organizados con la comunicación.

En relación al nivel de la feria, en la pasada edición quedé muy decepcionada con el nivel de las piezas expuestas (salvándose algunas contadas excepciones) daba un poco una sensación de aquí cabe todo que me dio una impresión muy mala. No vi un criterio coherente en la selección de galerías, lo cual dificultaba mucho la visita. Aun así tengo que decir que el ambiente era animado, y estábamos todos con muchas ganas (podéis leer más sobre lo que vi aquí). Este año solo he podido ver lo que me han mandado algunos amigos y lo que el equipo de SACO iba subiendo a las redes sociales. No puedo decir que haya visto nada que me haya despertado un interés especial, pero probablemente solo he visto un 10% de la feria, así que eso no significa nada.

Otra cosa importante como señala Sergio, es la localización. Si con la primera edición no quedó claro que Sevilla no está preparada para ir a FIBES, apaga y vámonos. 

Una feria tiene detrás un trabajo enorme comercial, y no basta con el arte, así de simple. Sevilla es una ciudad tremendamente atractiva en muchos sentidos, pero Sevilla Este no (me vais a tener que perdonar…). Ya de por sí me parece sorprendente que las dos propuestas de arte contemporáneo actuales sean en una época tan gris de la ciudad. De hecho, ya que estoy, no me puedo creer que no las hagan coincidir. Es como si en Madrid cada semana fuera una feria, una semana ARCO, la otra Just, a la siguiente Artmad… ¿de verdad? 

Como digo, el trabajo comercial de la feria (y en general cualquier evento) es muy denso, contactar con instituciones, fundaciones y coleccionistas, y traértelos de la mano, no solo invitarlos. Proponerles opciones atractivas, y adentrarlos en una ciudad que en este caso es amable, atractiva de por sí y comunicativa. 

pulling-your-leg

Director de una feria de arte invitando amablemente a un coleccionista.

La directora de Prospect New Orleans nos comentaba en una ocasión que le había tocado literalmente llevar a los comisarios, museos, prensa y coleccionistas hasta Nueva Orleans, una ciudad llena de color y buena comida y convertir la visita a la feria (que en este caso era un formato dinámico y abierto) en un planazo de vacaciones fuera de grandes ciudades para que la gente verdaderamente quisiera ir y viera todo lo que tenían que ofrecer.

Tengo la sensación de que se ha comenzado un camino con estas nuevas propuestas (no solo en Sevilla, si no en más ciudades minoritarias) que si no se cuida y se habla claro, corre un grave peligro. 

Una vez más, estos nuevos eventos culturales tienen todos un fondo positivo, en el arte y con el arte, siempre ganamos todos.

Anuncios