MUSEOS. WHITNEY MUSEUM. NYC

Whitney Museum

Whitney Museum

Llevo mucho tiempo queriendo sacar un rato para hablaros un poco sobre este museo.

Este año, al volver a NY sabía que el nuevo Whitney estaría abierto. Llegué con muchísimas ganas de ver el nuevo espacio, de ver la primera expo y de ver el reflejo del nuevo museo en el barrio.

El Whitney es un museo profundamente americano. Gertrude Vanderbilt Whitney, escultora, coleccionista y galerista, creó una colección basada en jóvenes artistas americanos, promesas que aún no habían alcanzado el reconocimiento del mercado. Cuando a finales de los años 20 superada por el volumen de obras, decide ofrecerlas como donación al MET, el museo le agradece el gesto, pero no. En esa época reinaba el arte de origen europeo y literalmente el Metropolitan no estaba interesado en artistas americanos.

Así que hizo lo que haríamos cualquiera de nosotros (si tuviéramos el dinero) y decidió montar su propio museo. Y de ahí el Whitney.

El museo se ha mudado varias veces de casa. Empezó modestamente en Greenwich Village, se mudó al MoMA y de ahí al Upper East Side. Pero desde el pasado mes de Mayo, el Whitney “ha vuelto a casa”.

El nuevo museo diseñado por Renzo Piano es sobresaliente. Un espacio espectacular que se enlaza con el barrio (entre Meat Packing district y Greenwich village) abriéndose a la ciudad y mezclándose con uno de los extremos del High Line.

Whitney Museum

Tengo que decir que fui un poco escéptica porque me temía un museo contrahecho como el New Museum del Bowery, pero nada más lejos de la realidad. Es una espacio amplio, flexible y amable con el visitante. Y cuando digo amable es porque te deja respirar. Tienes salida a las terrazas en cada planta en las que puedes descansar la vista, mirar a la ciudad o al río según en el lado en el que te encuentres. Además en algunas de esas terrazas se puede disfrutar de las instalaciones artísticas temporales que por lo que ha habido hasta ahora, procuran ser interactivas en el sentido de que los visitantes pueden tocarlas, pasar por debajo de ellas o sentarse encima. 10 puntos más, sin duda.

Si el edificio es excepcional, la colección del museo no se queda atrás. A día de hoy parece ser que el museo posee más de 18000 obras. Si tenemos en cuenta que esto empezó con una colección de 600-700 piezas de arte moderno americano, es lógico pensar que la evolución y el crecimiento del museo ha sido coherente con su realidad. Para mi ese nuevo espacio simboliza el resultado de un proyecto ambicioso en su fondo y modesto en la forma. La colección se ha adaptado a las circunstancias, han ido cambiando su espacio según las necesidades y las posibilidades, siendo fieles al concepto inicial de la colección. Esto último se confirmó con la primera exposición en el nuevo edificio “America is hard to see”, un conjunto de obras increíbles, con una temática que se hilaba a través de los 23 capítulos que dividían la exposición. America is hard to see es un paseo por la colección y el reflejo de la evolución y revolución del arte americano y su relación con la tan activa memoria colectiva americana. Es esta intención de escuchar al artista y a su obra, y no necesariamente al mercado o a la crítica la que dirige la exposición, que como decía se divide en 23 capítulos cada uno nombrado en honor a alguna obra de arte en particular que describe el movimiento, el periodo o el ánimo de la etapa en la que se circunscriben esas obras. En mi opinión, esta es una de esas exposiciones que marcan una época. Me pican las manos por hacerme con el catálogo.

El Whitney vuelve al barrio que lo está cambiando todo en la isla de Manhattan para apoyar la vanguardia, crecer y creer en su proceso. No os lo perdáis.

Anuncios